Clínica Chillán está reacreditada

Un gran hito marca en la historia de nuestra clínica el haber obtenido por segunda vez la acreditación por tres años.

La Superintendencia de Salud otorgó la acreditación a Clínica Chillán por segunda vez consecutiva. Este proceso comenzó en septiembre de 2019 y fue realizado por una entidad acreditadora independiente seleccionada por la superintendencia, cuyo informe determinó que Clínica Chillán cumple con las normas del Estándar General de Acreditación Para Prestadores Institucionales de Atención Cerrada en lo que a calidad se refiere.

El informe destaca además que Clínica Chillán “cumple con el 98% de las características que fueran aplicables y evaluadas en ese procedimiento y un 100% de las obligatorias”.

Mónica Jiménez Salas, gerente general de Clínica Chillán, destacó que esta acreditación es un gran hito. “Nos enorgullece este excelente resultado que es el fruto de un gran esfuerzo realizado por todas las unidades de la clínica, por lo que agradecemos el compromiso de todos y cada uno de nuestros colaboradores”, sostuvo la gerente general.

Enfatizó también que “fue importante en el proceso haber contado con un especialista en calidad y tener la capacidad de determinar las fortalezas de cada uno de nuestros colaboradores para poder asignar las tareas adecuadas”.

Agregó que esta reacreditación “requirió un ordenamiento administrativo enorme que de ahora en adelante debe ser parte de nuestra mejora constante y no sólo para obtener una acreditación, sino para ser parte de la calidad que entregue un sello de seguridad a nuestros usuarios” enfatizó.

El Dr. Andrés Rubilar Farías, director médico de Clínica Chillán, explicó que “para tener los rangos de calidad la atención de salud debe involucrar bastantes dimensiones para que sea llevada a buen término: Debe ser oportuna, es decir producirse en el momento en que se requiere. Segura, es decir, ejecutarse sin causas de lesiones adicionales. Ser eficiente, contar con los recursos adecuados que debe recibir el paciente en la atención que en ese momento preciso. Tener equidad, puesto que no puede haber distinción de raza, sexo o razones socioeconómicas. Y, sin lugar a dudas, la efectividad debe ser parte central de estas atenciones, quiere decir que quien la realice tenga el conocimiento y la experiencia técnica para poder desarrollarla. De esta manera se logra que la atención en sí misma sea centrada en el paciente. Si se cumplen todos estos ámbitos podemos decir que estamos realizando una atención de calidad”, aseguró.

El director médico agregó que “esto fue lo que se pudo comprobar en Clínica Chillán mediante el proceso de acreditación en el que se vio involucrada toda la clínica en sus quehaceres clínicos y administrativos para poder demostrar que las dimensiones de la salud que mencioné anteriormente se cumplen a cabalidad”.

“Con mucho orgullo puedo señalar que la institución a la que represento fue reacreditada con 98% de los ámbitos cumplidos lo cual significa que todo nuestro personal está en conocimiento de cuales son las rutas a seguir para que el paciente sea atendido de manera cálida y segura”, concluyó el Dr. Rubilar.